La dismorfia es un trastorno psicológico que tiene que ver con un padecimiento donde la persona ve defectos muy graves en su cuerpo sin ser percibidos de la misma forma por otras personas de su entorno.

Se le conoce también con el nombre “Síndrome del Espejo deforme”, en el que la persona que lo padece vive con una tenaz e insistente obsesión en buscar defectos en su cuerpo. Lo fundamental es que lo que perciben y la realidad no son lo mismo.

¿Qué es la dismorfia?

La Dismorfia Corporal la padecen hombres y mujeres de todas las edades, y si nos basamos en los datos que aparecen reflejados en la extensa bibliografía existente sobre el tema podemos llegar a la conclusión de que La persona que lo padece no logra aceptar su cuerpo y la realidad y lo que ve no es lo mismo

Como hay una percepción muy errada sobre quienes son físicamente sienten una profunda inseguridad, llegando a pensar que no pueden encajar en el entorno. Piensan que quienes dicen lo contrario están engañándoles, por lo que les lleva a desconfiar de las personas de su entorno, aislándose de ellas. Con el tiempo, puede acabar desembocando en una depresión  y un estado de angustia constante que solo puede generar problemas de salud mucho peores en poco tiempo.

¿Cómo afecta la dismorfia a la salud?

Cómo ya comentábamos, toda la actitud que genera la dismorfia trae graves problemas para la salud en corto tiempo porque la persona busca tomar acción para lograr el cuerpo que tanto desea, por eso aparecen las siguientes consecuencias:

  • Depresión leve que puede pasar a ser severa si no se atiende a tiempo.
  • Angustia.
  • Bulimia o anorexia si desean ser más delgadas.
  • Buscan defectos en cualquier parte de su cuerpo, hasta las que anteriormente no tomaban en cuenta.
  • Llegan a padecer dismorfia muscular o vigorexia, es decir, empiezan a ejercitarse en el intento de tener músculos muy desarrollados.

Síntomas de la dismorfia corporal

Algunos de los síntomas que produce la dismorfia corporal:

  • Intención desproporcionada de eliminar olores característicos del cuerpo como lo son el de las axilas o los pies.
  • Con la dismorfia buscan defectos e imperfecciones de manera insistente y desproporcionada en las diferentes zonas del cuerpo, ya sea en su abdomen, nariz o cualquier otra zona expuesta.
  • A pesar de la diferencia entre la opinión de los demás con respecto a la suya, siguen insistiendo en esos defectos.
  • Aumentan las conductas que les permiten analizarse: Mirarse repetitivamente en el espejo, cambiarse varias veces de ropa antes de salir de casa, buscar en Internet cómo remediar esos posibles defectos.
  • Se obsesionan por usar maquillajes y ropa que cubra los defectos que ven en su cuerpo.
  • Se incrementa la actividad física y nunca es suficiente.
  • Se comparan constantemente con otras personas, idealizando a los demás y acentuando sus imperfecciones.

¿Cómo luchar contra la dismorfia corporal?

Algunos consejos para luchar contra la dismorfia corporal:

  • Afronta tus problemas y entiende que tu cuerpo tiene un propósito y una manera de funcionar perfecta, y por todo ello es necesario que busques cómo entenderlo.
  • Evita estar en un ambiente que te resulte tóxico, la dismorfia hace que las críticas te dañen al exceso, así que evita críticas destructivas o aprende a relativizarlas.
  • Obvia esos cánones de belleza típicos de revista o del modelaje, cada cuerpo es perfecto tal y como es y el tuyo también.
  • Si eres tímida o retraída puedes buscar ayuda en psicólogos Málaga, ya que en la medida que aprendas a expresar tus emociones de una manera adecuada y relacionarte mejor con el entorno este problema tenderá a disiparse.

Dismorfia, deja de engañarte
5 (100%) 1 vote